Informes Astrológicos

Comprendiendo las múltiples realidades

por Ana María Frallicciardi. 

El Sol está en Tauro, en el momento de la luna llena irradia sobre la tierra las energías de la Voluntad Divina que se plasman en la conciencia de la humanidad.

Esta luna llena tiene aspectos astrológicos especiales que están movilizando profundamente muestras estructuras personales:

  • Se realiza con un eclipse parcial de luna el día  25 de abril. Este eclipse sucede entre Tauro y Escorpio que nos habla de nuestros valores más profundos y de nuestro sentido de seguridad. La seguridad tanto financiera como emocional.
  • Varios planetas más están presentes en este plenilunio, indicando cambios imprevistos y nuevos rumbos de realización. El Sol está a 5° de Tauro, junto a Marte y Venus. Hacen oposición a La Luna y Saturno en Escorpio. Por lo cual, Saturno y Marte en oposición hablan de un cambio de orientación en nuestra realidad. Nos llevan a confrontar la realidad de forma ineludible.  Tenemos que aceptar lo que se presenta, sin vueltas, o sufrir las consecuencias posteriores de quedar desconectados de los cambios necesarios.
  • Para algunas personas estas tensiones planetarias generan ciertas presiones que deben ser liberadas y disueltas con decisiones audaces para hacer cambios que a la larga serán más benéficos en vez de seguir sosteniendo presiones.
  • El eje Tauro Escorpio nos habla de juegos de poder. En esta oportunidad observamos cómo esos juegos de poder se traban y cambian de escenarios. Sabemos que hay muchas amenazas de conflictos  en el mundo, aparentemente los beligerantes no pueden accionar y están bloqueados en sus decisiones iniciales.  Venus también en Tauro, permite equilibrar las fuerzas en conflicto, irradiando energías de conciliación y equilibrio.
  • Este plenilunio es una gran oportunidad para equilibrar dentro de nuestra conciencia los pares de opuestos y fusionarlos hacia su unidad superior.
  • Estas semanas que estamos transitando no son fáciles de describir, están sucediendo infinidades de experiencias, en todos los niveles, internos y externos, personales y mundiales. La mente siente el torbellino desordenado de ideas, sensaciones, emociones, de diferentes realidades. A veces no es fácil definir si son cambios personales o colectivos. De lo que estamos seguros es que todos estamos poderosamente interconectados, recibimos y emitimos frecuencias de luz nunca antes experimentadas.
  • Si nuestro Ser está preparado para recibir y transformar estas energías dentro de nuestros cuerpos, podemos irradiar más luz y conciencia en nuestro entorno. Somos los seres en conciencia que asumimos  la responsabilidad de sostener al nuevo humano desde lugares silenciosos y amorosos.
  • Si nuestro Ser no está lo suficientemente alineado o centrado para recibir estas mismas energías, las respuestas pueden ser crisis personales, enfermedades o acciones descontroladas y violentas.  Cada uno saque sus conclusiones.
  • Seguimos experimentando muchas finalizaciones de viejas cosas. Hay que tener los ojos del alma bien abiertos para saber distinguir todo lo nuevo que comienza. La clave está en el saber del corazón. Es momento de elegir hacia donde queremos conducir nuestras vidas…. sin miedos, hay un lugar para cada uno en la Nueva Tierra. Estamos puliendo una vez más las piezas de nuestro propio rompecabezas.
  • El desafío más grande de este momento es transitar de la dualidad a la unidad, pasando por la neutralidad de pensamiento, para accionar desde el amor compasivo. Todavía hay muchas viejas energías en el planeta que salen a la superficie en forma de violencia y confrontaciones de los unos y los otro. Estas viejas energías de dualidades y guerras ya no están siendo apoyadas por la tierra, por lo cual, aparentemente parecen más virulentas, pero se extinguen muy rápidamente y quedan neutralizadas. Hay que saber ver con ojos nuevos estos cambios.
  • Los trabajadores de la luz, no toman partido porque seguirían sosteniendo viejas energías, asumen neutralidad de pensamiento para poder accionar desde el amor compasivo que integra opuestos y así siembra la paz en medio de tormentas humanas.
  • La tarea es disolver la dualidad  para ser un pilar de luz y compasión. Esto no es ser blando o inoperante, es ser un espíritu muy poderoso que se sostiene a sí mismo en su centro y convicción espiritual.
  • Estamos viajando por una autopista galáctica, con vehículos más rápidos y en otras dimensiones del tiempo, no podemos seguir con nuestros formatos de tercera dimensión, quejándonos de todo y buscando seguridades materiales.  En esta autopista galáctica se conduce con las leyes de la sabiduría del corazón.
  • Aunque aún queden muchos corruptos pululando en las calles del viejo mundo. Los Seres alineados en el poder del Espíritu saben cómo están construyendo los Entramados de la Nueva Tierra Ascendida.

Volver a los informes