Notas y mensajes

Cuando el Alma pide “un viaje a ERKS”

por Ana Maria Frallicciardi. 

En medio del barullo cotidiano muchas veces “sentimos” que algo dentro nuestro está reclamando atención. Nuestro Ser pide su espacio para expresarse, suele decir “no quiero más esto” pero la personalidad comprometida con el mundo no quiere escuchar y sigue luchando para conseguir cosas.

Cuando el Alma pide no suele buscar reconocimientos ni bienes, se orienta hacia el sentir interior. Emerge una sensación de libertad y una búsqueda de otra realidad más plena.

La gran pregunta que resuena en toda alma que despierta es: ¿Cuál es mi misión en este mundo?

Las almas anhelantes de conocimientos comienzan a tener recuerdos borrosos, a veces fantasiosos y utópicos: “existe otra vida, otra forma de evolucionar, yo tengo recuerdos de otros estados y de otros lugares… más armónicos y concientes”…

Como en una espiral de resonancia el pedido se emite al Universo, y éste refleja la intención de nuestro corazón en diferentes respuestas. Lo que buscamos no siempre está lejos o inaccesible. Para el alma no existe el tiempo ni el espacio, hay un aquí y ahora permanente si enfocamos claramente la intención que tenemos y decidimos atravesar limitaciones de la mente.

En uno de estos caminos de búsqueda nuestro Ser puede conectar la fuente de energía espiritual que emana de ERKS, para nutrirse en sabiduría y amor.

ERKS es una ciudad etérica e intraterrena, en una dimensión suprafísica. En ella habitan Seres espirituales, Maestros de sabiduría, venidos desde diferentes lugares de la Galaxia. Su tarea es colaborar con la evolución de la raza humana para el advenimiento de la Nueva Humanidad.

Hay quienes buscan a ERKS como se busca el Santo Grial. Pero esta ciudad intraterrena no es visible a los ojos humanos ni se la puede ubicar físicamente por ahora. El contacto es espiritual, cuando el alma se despoja de especulaciones racionales y se entrega a su único sentir y pide recibir la energía espiritual que emana de este centro magnético. El efecto es la transformación interior, sutil, imperceptible a veces.

ERKS significa Encuentro de Remanentes Cósmicos Siderales. Aquí se encuentran Seres venidos del Cosmos y de las Estrellas, algunos dicen “¡nuestra familia de Luz!” Porque en sus memorias resuenan códigos estelares. Otros sienten que han regresado a casa, porque se sienten contenidos y perciben que algo los acerca a su origen… en la galaxia….
La respuesta está en cada uno, es diferente e intransferible.

ERKS es un foco de Luz desde donde se irradia la Nueva Conciencia.

Su función es reflejar la Luz a través de Espejos que allí se encuentran. Estos Espejos reciben los mensajes que llegan desde el Cosmos en forma de códigos para activar los archivos que el Ser humano posee en su memoria espiritual. Estos Espejos de luz reciben y trasmiten la energía cósmica, la cual está produciendo el despertar de tantos seres humanos en el advenimiento de la Era de Luz.

El epicentro geográfico de ERKS se ubica en los alrededores de Capilla del Monte. La zona irradia un poderoso magnetismo. El visitante que llega abierto de corazón se entrega al fluir de la experiencia para que el alma viaje por sus propios caminos de búsqueda.

Muchas veces no hace falta llegar físicamente, uno puede acercarse con la intención del corazón en sus meditaciones y recibir la luz y la sabiduría que anhela.

No es el único lugar iniciático del planeta, existen muchos otros. Desde este centro se puede despertar el chakra del corazón, dador de vida, con mayor facilidad.

Cada noche pidan la conexión, desde el amor, el respeto, la apertura incondicional, estén abiertos a las nuevas experiencias.

El sentido espiritual de su mensaje puede servir como guía segura de los que se autoconvocaron para participar en la evolución superior destinada a la raza humana.

En los últimos tiempos, semillas dormidas comenzaron a despertar en nosotros, ellas son regadas con las nuevas frecuencias de luz que llegan al planeta. Lentamente más y más información va apareciendo con la verdad de nuestro origen.

La tarea de despertar es apoyada desde la “Conciencia Galáctica”. Se abren canales directos de energías entre lo invisible y el ser humano. El sentido de esta activación de la Realidad Mayor significa atravesar los velos de la ilusión y ascender desde la dualidad hacia la unicidad, es decir, integrar todo lo creado.

Atravesamos una zona de transición, un puente entre dos espirales de evolución. Podemos quedarnos en la dualidad, la duda o el escepticismo.

O podemos escuchar el pedido de nuestra alma.

Sea como fuere, un nuevo impulso evolutivo y de transformación está en marcha.